Antes de dormir

Suspiró intentando retener su fragancia por otro instante, su delicado perfume opacado por el aroma de su champú y el olor de haber caminado todo el día transformaban su habitual carácter gris convirtiéndolo en una persona amigable, en un ser enamorado dentro de aquella sociedad monótona. La semana apenas iba empezando y los recuerdos del viernes, sábado y domingo aún estaban muy frescos, aún se sentían como sí hubieran acabado de pasar y tan sólo se encontrara un momento en su cuarto cambiándose de ropa para poder seguir con ella.
La almohada aún ocultaba un poco de su olor, esa delicada mezcla de sudor y feromonas que a Francisco siempre volvía loco; sintió un pequeño cosquilleo en su sexo recordando aquel fin de semana.
Nunca volvería a ver a Mariana, era lunes y mañana tendría que pararse a trabajar. Mariana regresaba ese mismo día a su país, España, donde podría llegar a contar el fin de semana que vivió en México con Francisco, pero eso jamás lo podría saber, lo único cierto era que no tenía un número, correo, página de Facebook o cuenta de Twitter donde contactarla, tan sólo quedaba el recuerdo, un lejano aroma impregnado en la almohada y lo que en unas semanas se convertiría en papiloma.
Quedaba una cosa por hacer, cerrar los ojos y soñar para que al menos en sueños nunca tuviera que despedirse de ella.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: